Los responsables del ‘procés’ han recurrido en varias ocasiones a la tecnología para sacar adelante sus planes. Signals, Telegram, Amazon Web Services… y también las criptomonedas. En concreto, pusieron sus ojos en ethereum. Esto es lo que se desprende de la declaración de Quim Franquesa y Vicent Nos Ripolles. Dos testigos que aseguran haber recibido el encargo de desarrollar una plataforma de voto electrónico basada en esta divisa digital y que incluso llegaron a reunirse presuntamente con Oriol Junqueras, Marta Rovira y Carles Puigdemont, entre otros, en el Palau de la Generalitat para tratar este asunto, aunque finalmente parece que todo quedó en papel mojado.

¿Por qué se plantearon el desarrollo de esta tecnología? ¿Por qué recurrieron a esta criptodivisa y no al bitcoin? ¿Cómo podía funcionar el sistema? ¿Se ha utilizado en otras ocasiones? Así es ethereum, la criptodivisa que los ‘indepes’ trataron de usar para sacar adelante la votación del referéndum ilegal del 1-O.

Beatriz Parera

¿Qué es y cómo funciona ethereum?

Ethereum es una criptomoneda, igual que bitcoin. Concretamente es la segunda de estas divisas en el mercado, tanto en valor unitario como en capitalización. Fue creada por Vitalik Buterin, un joven ruso que llevaba años moviéndose por la comunidad creada en torno a esta tecnología, y puesta en circulación en 2015. Ambas funcionan sobre Blockchain (con diferentes matices) que, en resumen, es una enorme base de datos distribuida en bloques que almacena cada operación que se realiza de manera que esa información sea inalterable.

El código abierto de ethereum permite crear lo que han venido a llamarse contratos inteligentes, aunque ni son contratos ni son inteligentes. En realidad, son programas de ordenador. La diferencia radica en que en vez de ejecutarlos en un equipo o un servidor, se ejecutan en la red de ethereum.

Vista de una granja de minado de criptomonedas. (Reuters)
Vista de una granja de minado de criptomonedas. (Reuters)

¿Y quién conforma la red de ethereum? Pues los equipos de los miles de mineros de esta moneda digital. Muchos de ellos están agrupados en enormes ‘rigs’, conjuntos de equipos de gran potencia y que consumen mucha electricidad.

Por eso, cada vez que se quiera hacer una operación con el programa de turno —por ejemplo, computar un voto de un elector—, se ejecuta una serie de operaciones en el ordenador de uno de los miembros de esa red. Eso se recompensa con una comisión.

Foto: Reuters.
Foto: Reuters.

¿Cómo querían utilizarla para voto electrónico?

Según lo que Ripollés ha declarado en el juicio, tras las supuestas reuniones con varias personas vinculadas con el ‘procés’, propuso un sistema basado en la criptomoneda creada por Buterin. Para identificar a los votantes tirarían de idCAT, el certificado digital de Cataluña, y un “tique con una fotografía”. “A partir de ahí, se le enviaría una papeleta para votar ‘online”.

Michael Mcloughlin

La idea, según este testimonio, es que el sistema sirviese para votar desde Cataluña, pero también desde el extranjero. Para ello, los votantes tendrían que tener una dirección de ethereum. Este código o clave —que vendría a ser lo más parecido a una papeleta— sirve tanto como para recibir criptodivisas como para firmar mensajes. Esta funcionalidad permitiría certificar cada voto.

¿Qué ventajas tiene?

Una de las urnas utilizadas el 1-O. (EFE)
Una de las urnas utilizadas el 1-O. (EFE)

“Ethereum te permite cubrir casi todos los requisitos del sistema electoral español“, aclara Alfonso Gómez-Toribio, especialista en criptomonedas y cofundador de NevTrace. “Nos permitiría, por ejemplo, controlar que lo que se ‘mete’ en la urna es un solo voto y que no se está haciendo dos veces”, aclara este experto.

Una de las principales ventajas es que la información, una vez emitido ese ‘voto’, no se puede modificar o eliminar. No se almacena en un solo ordenador, sino que queda registrado en varios puntos. Aunque es harto complicado (prácticamente imposible, mejor dicho) que alguien consiga manipular la información de un bloque de la cadena en un equipo concreto, el original está repartido en un número indeterminado de equipos. ¿Qué significa esto? Que la operación para falsear un bloque sería prácticamente imposible.

¿E inconvenientes?

Uno de los problemas que habría que solucionar es el de la identificación de los votantes para acceder al sistema. Cuando uno va a votar, uno de los miembros de la mesa comprueba, gracias al DNI o el pasaporte, tus datos en el censo y te permiten votar. “Lo difícil no es conseguir la dirección de ethereum y utilizarla como papeleta. Para esto bastaría con un ‘plugin’ o una aplicación”.

Foto: EFE.
Foto: EFE.

Aquí el inconveniente nos lo encontramos en la autenticación previa del usuario. “Por ejemplo, se podría hacer con el DNI electrónico. Pero, siendo realistas, ¿cuántas personas lo han usado alguna vez y tienen el lector necesario?”, reflexiona Gómez-Toribio. En el caso del 1-O se planteó tirar del idCAT. Esto también supondría un problema adicional, ya que supondría tener que pedir dicho certificado en caso de no tenerlo.

La otra gran duda es quién iba a correr con los pagos de las comisiones a los mineros (un pago en especie, es decir, en ethereum). Aquí hay dos posibilidades: que cada votante ejecutase el abono (después de que se le transfiriese por parte de la Administración una porción de la criptodivisa) o, lo más probable, lógico y natural, que fuese cosa de la autoridad electoral de la Generalitat.

La propuesta estimaba 250.000 euros para comprar ethereum con que pagar a los mineros

Cualquiera de las dos opciones conllevaría que el Govern tuviese que provisionarse de un gran caudal de estas criptodivisas. En su testimonio, el autor de la propuesta para crear este sistema de televoto, Nos Ripollés, explicó que la mitad de los 500.000 euros presupuestados eran para adquirir ethereum.

¿Por qué no bitcoin?

Vitalik Buterin, creador de ethereum. (Techcrunch)
Vitalik Buterin, creador de ethereum. (Techcrunch)

La diferencia básica es que el protocolo de ethereum permite la creación de esos programas o ‘contratos inteligentes’. ¿Sería posible crear los ‘contratos inteligentes’ sobre la red bitcoin? Sí. Pero es más complicado y limitado. Por varios motivos. Primero, porque el código y el funcionamiento de bitcoin es mucho cerrado y está concebido para construir aplicaciones como monederos virtuales y similares, siempre en el ámbito financiero.

No hay que olvidar que Satoshi Nakamoto creó un código de la ‘cripto’ más famosa para que permaneciese inalterable, mientras que Buterin lo concibió como un sistema abierto, susceptible de ser modificado para crear nuevos usos.

Bitcoin funciona a través del Blockchain tradicional y ethereum, sobre el llamado Árbol de Merkle

Aquí, además, hay que puntualizar una pequeña diferencia entre ambas divisas. “Bitcoin funciona sobre el concepto de Blockchain tradicional. La información se almacena en todos los nodos. Si hay que replicar toda la información de los contratos inteligentes en toda la red, eso requeriría de una capacidad de procesamiento ingente. Mucho más elevada que la actual, que ya es muy exigente”, cuenta Pablo Fernández Burgueño, fundador de la firma de ciberseguridad Escila. Para lograr mayor eficiencia, Buterin creó ramificaciones en las cadenas de bloque.

“Es decir, los contratos inteligentes se almacenan en grupos de equipos, pero no en todos. Esto es lo que se llama el Árbol de Merkle. Por eso, ethereum resulta mejor elección o, mejor dicho, la única”, añade.

El segundo gran motivo es que ethereum permite ejecutar en su propia red estas aplicaciones, mientras que en el caso de bitcoin habría que construir una plataforma intermedia y ayudarse de ‘software’ (la mayoría de veces experimental) que haga de puente.

¿Es completamente segura?

Foto: Reuters.
Foto: Reuters.

Una de las supuestas preocupaciones mostradas por los organizadores de la Generalitat era si ethereum era lo suficientemente segura. “La tecnología que sostiene ethereum es tan segura como las personas que la utilicen”, opina Alfonso Gómez-Toribio. “La tecnología en sí es tan segura como la que cualquier empresa del mundo pueda utilizar para estos fines, incluso a nivel militar”.

El eslabón más débil, una vez más, es el usuario. “La manera de utilizarla es desconocida para la mayor parte del planeta”, añade este experto. Esto abre la puerta a errores, fallos e, incluso, ataques informáticos que se aprovechen del desconocimiento de algunos usuarios para apropiarse de sus datos.

“Desde el Congreso y el Senado han dicho en repetidas ocasiones que las tecnologías existentes no son lo suficientemente fuertes como para ofrecer un sistema de voto electrónico garantista en las elecciones”, afirma Fernández Burgueño. Habla de firmas electrónicas de primer nivel, como las que utiliza la Policía Nacional. “Entonces, si estas herramientas no son suficientes, ¿cómo lo van a ser otras que están en un estado de desarrollo mucho más incipiente? La respuesta es clara: no es una alternativa solvente a día de hoy”.

Antonio Villarreal

¿Se ha utilizado ya para votaciones?

Moscú ha anunciado que migrará su plataforma de participación ciudadana a la red ethereum. (Reuters)
Moscú ha anunciado que migrará su plataforma de participación ciudadana a la red ethereum. (Reuters)

Como todos sabemos, el de las criptomonedas y el Blockchain es un universo tierno. Algo que no es óbice para que algunos se hayan lanzando a experimentar con este sistema en procesos electorales. Sin embargo, hay un puñado de iniciativas, salpicadas por todo el mapa mundial, que han probado (o están en ello) con la tecnología que sustenta ethereum para votaciones.

En España hay un caso previo. El Ayuntamiento de Alcobendas y la empresa Eleven Paths, propiedad ahora de Telefónica, anunciaron el pasado mes de septiembre un proyecto basado en este protocolo para permitir a los vecinos pronunciarse sobre determinadas decisiones municipales. “Son proyectos pequeños. De prueba. Con un grupo reducido. Nada que ver con unas elecciones o una votación de millones de personas”, opina Fernández Burgueño.

En el panorama internacional también hay algún que otro precedente. Por ejemplo, en Utah, el partido republicano la utilizó ya en 2016 para designar a su candidato en aquel territorio. Una de las razones que esgrimieron es que muchos miembros de la comunidad mormona residentes en ese territorio se desplazan durante grandes periodos al extranjero en calidad de misioneros y esta tecnología permitía votar de manera segura y anónima desde cualquier punto del mundo.

Aunque hay proyectos en Rusia o Brasil, no hay certeza de su solvencia como sistema de voto

Uno de los proyectos más recientes llega de Rusia. Allí, el Ayuntamiento de Moscú ha anunciado que ha comenzado a migrar su plataforma de participación ciudadana a una nueva plataforma basada en el código abierto de ethereum. En general, hay muchas declaraciones de intenciones, pero los casos reales se cuentan con los dedos de una mano. En Brasil se está empezando a debatir si utilizar esta tecnología como medida para comprobar la veracidad de las firmas recogidas para las iniciativas legislativas populares. En Australia, las autoridades electorales valoran desde hace tiempo la implantación de Veri.vote, un sistema Blockchain para votación anónimo y transparente.

Comparte!

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here